¿Qué es y cómo funciona un escape room?

Seguramente hayas oído hablar de un escape room varias veces. este plan de ocio se ha extendido de forma exponencial en los últimos años. Sin embargo, ¿cómo funciona un escape room? ¿En qué consiste exactamente? A continuación vamos a ver algunas de las claves de este fenómeno que arrasa entre los jóvenes.

Un escape room es también denominado sala de escape y es un juego en el que se utiliza cuerpo y mente para poder resolverlo. Lo habitual es que se planeta un tema o una historia con un enigma a resolver. Por ello, se “encierra” al grupo de participantes e una habitación, donde han de buscar pistas y resolver rompecabezas de todo tipo para ir descubriendo el misterio y lograr escapar antes de que finalice el tiempo disponible.

Cómo funciona un escape room

Este es el planteamiento de un escape room. Es decir, la idea inicial es la que acabamos de exponer. Un grupo de participantes que deben colaborar entre sí para conseguir resolver un misterio que se les plantea.

Para ello, cada sala de escape es diferente. es decir, no se puede responder a la pregunta de cómo funciona un escape room de manera genérica. Una vez se presenta la historia, cada sala puede presentar enigmas, puzles, candados, etc. diferentes.

Sí es cierto que todas las salas de escape cuentan con decorados en los que se debe indagar para encontrar respuestas. En los cuadros, las puertas, los libros, etc. hay pistas para poder ir descubriendo nuevas que acerquen a otra habitación o a una nueva pista para avanzar en la historia. Esto es algo común en todas. Se empieza con una serie de pistas o resolución de puzles para avanzar en la trama. En este sentido, los organizadores del lugar suelen exponer al principio si hay algún mobiliario que no se puede tocar o por dónde deben ir para conseguir las pistas que necesitan.

Los candados suelen ser importantes en las salas de escape, y con ellos se abren puertas, cajas o demás objetos que aportan nuevas pistas. Todo funciona con lo que hay en la sala, y es muy importante que todo se tenga en cuenta. Para descubrir el final de la historia no debe darse nada por hecho, ni por perdido.