Cómo ayuda la lectura a mejorar en un escape room

La gamificación es una de las mejores formas de adquirir conocimiento y fijarlo correctamente en la mente. Aprender jugando aporta muchísimos beneficios, tanto a los más pequeños como a los más mayores. En este sentido, si enseñamos conocimientos que luego se pondrán en práctica en ciertos juegos, estaremos ayudando a su mejor retención. ¡Vamos a ver cómo puede ayudar la lectura a mejorar en un escape room!

Mejorar en un escape room gracias a la lectura

La pasión por la lectura es un amor totalmente al azar. Hay quienes leen mucho desde pequeños. Sin embargo, existen otras personas que descubren este sentimiento más tarde, o que nunca llegan a disfrutarlo de todo.

Sin embargo, una gran forma de conseguir que los adolescentes dejen un poco a un lado la tecnología, y se vuelquen en una buena lectura, es proporcionándoles una experiencia enriquecedora.

La lectura tiene muchísimos beneficios: ampliación de vocabulario, mejor desarrollo social, mayor capacidad de pensamiento y raciocinio, más independencia… Además de forjarte una personalidad fuerte, te ayudara a expresarte y desenvolverte mejor en ciertas situaciones. En este sentido, leer te ayudará a salir de una sala de escape.

Para ser bueno en un escape room se necesitan muchas habilidades. Por eso, se trata de un juego que se realiza en equipo. Son favorables tanto las habilidades matemáticas, las físicas, las sociales… Y, lógicamente, leer mucho también es importante.

Antes de que el juego comience, se cuenta una pequeña introducción de la historia. En ella, muchas veces se dan claves y trucos para conseguir salir con mayor rapidez. Sin embargo, no todo el mundo es capaz de captarlo. Los juegos de palabras, los enigmas, las frases retorcidas y ocultas hacen que el juego sea más complejo y, por supuesto, más interesante. Si lees suficiente, te darás cuenta en seguida de dónde hay un enigma o en qué frase te están indicando una pista. Es una ventaja competitiva frente a otros grupos así que, ¡aprovéchalo!

Leer hace que tengas la mente mucho más activa y rápida, características imprescindibles para conseguir salir de un escape room en menos de 60 minutos. También potencia la imaginación y la creatividad, por lo que tendrás ideas más ingeniosas.